jueves, 23 de agosto de 2007

After the storm

Pues finalmente el huracán Dean golpeó a Quintana Roo más o menos por donde se esperaba. Ni hablar de Majahual, aquel destino turístico que está destinado a igualar (o hasta a superar) a cancún. Fue el lugar que recibió toda la furia del huracán Dean y donde más devastación se ha observado, en la mayoría debido a que es una zona en pleno desarrollo, donde muchas casas aún son de madera y donde las casas de material apenas se están levantando. Hay que agregar que esta población se localiza frente al mar, así que recibió a plenitud los fuertes vientos constantes de más de 265 km/h que traía el huracán Dean. Se estima que tomarán al menos 1 año o más en reconstruir el segundo puerto más importante de Quintana Roo, aquel que proveía de gran parte de los ingresos de los pobladores de Majahual.

Chetumal, antes de Dean

Chetumal, después de Dean... poco cambio, eh?

Aquí en Chetumal, el ojo del huracán pasó a sólo 65 kilómetros, lo que quiere decir que tuvimos fuertes vientos de un huracán categoría 4, a más de 240 km/h, alcanzando por momentos hasta los 270 kmh. Los fuertes vientos se empezaron a sentir a partir de las 2 am, ya entonces nadie debería estar fuera de sus casas o de los refugios. Para las 4 am, se empezaron a sentir los vientos más fuertes, ya que el ojo del huracán estaba en el punto más cercano a chetumal, en su ruta. Nos tocó la pared del hojo del huracán. Aunque mi casa es de concreto se podía oír el viento golpeando con toda su intensidad. El viento sonaba como si a la distancia hubiera un avión a punto de despegar, cuando golpeaban las rachas, al menos en mi cuarto, sentía el brusco cambio de presión en mis oídos. No duró mucho tiempo y uno de los cristales de la puerta de la cocina se desprendió... y eso fue todo el daño a la casa.

Mis árboles de limón se cayeron. Un árbol de nance que estaba al lado de mi casa se tambaleaba y por ratos amartillaba la casa. Como a las 7 am el viento empezó a disminuir. Ya con la luz del sol se podía ver algo de lo que el viento estaba causando, y ya para las 9 am, pudimos salir de nuestras casas, aunque el viento continaba algo fuerte. A partir de las 9:30 am empezamos a cortar los árboles de enfrente de mi casa y los vecinos hacían lo mismo frente a sus casas.

En realidad, aunque se recibieron fuertes vientos en Chetumal, no hubo tanto daño como en Cancún cuando les pegó el huracán Wilma. La mayoría de los daños fueron a la infraestrutura de la ciudad, con muchos postes de energía eléctrica caídos, se cayeron los postes de telefonía y de servicio de cable, etc. Gran parte de los árboles de la ciudad se cayeron pero ninguno resultó letal para nadie.

Después vinieron los trabajos de restauración de la ciudad: desde el mismo día la Comisión Federal de Electricidad empezó los trabajos de reinstalar los postes de energía eléctrica, el Ayuntamiento de Chetumal empezó a retirar los árboles de las calles y de las avenidas, etc. Al segundo día ya estaban transitables el 98% de las calles de Chetumal.

Hoy siguen los trabajos de limpieza en la ciudad, aún hay colonias sin energía eléctrica y donde falta el agua. La mayoría de los comercios empezaron a abrir y ya casi todo opera a la normalidad. Lo bueno, es que no tendré clases hasta el lunes, je je.

Aquí algunas fotos:

Escena común en las calles tras el huracán



En algunas casas hubo daños como este


Uno de los muchos postes de energía eléctrica caídos


El nuevo logo de McDonalds... les cobró muy caro el huracán Dean.

1 comentario:

  1. :O ¡Menudas imágenes gatito! Me alegra que esteis bien tú y tu familia.
    Se me han puesto de punta los pelillos de la nariz.
    Ya se que no se puede comparar pero por aquí estamos en alerta naranja por viento, más de 140 km/h.

    ResponderEliminar